En funeral de Horacio Vargas se revelaron sus conmovedoras últimas palabras: “Díganle a los bomberos que los quiero mucho”

0

Este viernes 12 de octubre y fiel a la tradición bomberil de sepultar a los suyos durante la noche, el Cuerpo de Bomberos de Temuco despidió a Horacio Vargas Barrientos, conocido cariñosamente por sus compañeros como “Chacho”, quien había dejado de existir el día anterior, producto de una serie de complicaciones de salud.

Vargas, de 68 años de edad, fue voluntario de la Segunda Compañía desde 1968 y era bombero honorario de la institución, por lo que fue despedido con todos los honores reglamentarios.

Cerca de las 21.30 horas del viernes y en medio del ulular de las sirenas de los cuarteles temuquenses, los restos de Horacio Vargas fueron sacados de la Segunda Compañía y acompañados por el personal de la totalidad de las compañías y brigadas de esta ciudad, junto a una delegación de la Segunda Compañía de Pucón, que marcharon junto al féretro de su extinto camarada, el que iba escoltado por sus compañeros de bomba e iluminando su recorrido con antorchas.

A la llegada al Cementerio General de Temuco, representantes de la familia de Horacio agradecieron las muestras de dolor y acompañamiento tanto de Bomberos como de la comunidad, recordando que “Chacho” no era el único bombero de la familia, pues su padre fue el recordado ex comandante Santiago Vargas, ya fallecido, además de su hermano Patricio, quien continúa siendo parte de la Segunda Compañía de Temuco.

En su discurso de despedida, Héctor Basualto, director de la Segunda Compañía, recordó los buenos modales y el carácter afable y humano de Vargas, quien siempre estuvo presto a colaborar con su unidad bomberil, pese a su quebrantada salud.

LA ÚLTIMA CONVERSACIÓN ÍNTIMA
El momento más conmovedor de la ceremonia, fue cuando el Superintendente, Leonel Nualart, junto con lamentar la partida de Horacio, reveló una íntima y última conversación que tuvo el fallecido bombero con su hermano Patricio, donde sus últimas palabras fueron: “díganle a los bomberos que los quiero mucho”.

Terminado el desfile de honor y las exequias, el propio Patricio Vargas entregó mayores detalles de aquella conversación que se produjo este jueves 11 de octubre, cuando “Chacho” yacía en su lecho de enfermo y presentía que ya se acercaba el fin de su recorrido por la vida terrenal.

“Tuvimos una conversación a solas, como hermanos. Chacho se había despedido de todos sus familiares y estaba totalmente lúcido, al punto que pese a su delicada condición de salud, fue capaz de nombrar uno por uno a todos sus parientes más cercanos, y luego me dice: `dile a los bomberos que los quiero mucho´. Unos 10 minutos más tarde cerró los ojos y perdió la conciencia. Nunca más despertó y falleció en la mañana del día siguiente”, relató su hermano.

El Superintendente del Cuerpo de Bomberos de Temuco, destacó que pese a intuir que su vida se estaba acabando, Horacio bien pudo haberse preocupado de su propia salud o de sus problemas personales, pero hasta el último pensamiento lo dedicó a la institución que amó desde que era muy joven, y a la que entregó gran parte de su existencia.

Compartir en redes sociales

Comments are closed.